Ana Paola Alvarez

Consultora de Sueño Infantil
Psicóloga Educativa

Soy esposa, mamá, hija, educadora y psicóloga a tiempo completo; porque en estas vocaciones no hay horario de oficina. Psicóloga Educativa egresada de la Universidad Rafael Landívar, Guatemala  y una especialidad como “Formador de Formadores” del Tecnológico de Monterrey, México y  Orientadora Escolar por ADHE Latinoamérica. Trabajé por 10 años en un colegio como maestra, catedrática y orientadora en secundaria. Fue ahí donde creció mi pasión por la educación y por temas relacionados a la crianza.

Cuando  nació mi primera hija,  me cambió la vida. Conocer la alegría de ser madre por primera vez es algo maravilloso e inexplicable, pero mi bebé simplemente no dormía. Tenía que pasar horas insistiendo hasta que estuviera completamente dormida y así poder acostarla en su cuna, luego se despertaba cada 2 o 3 horas en el transcurso de la noche para seguir mamando, haciendo que ésta se volviera eterna. La siesta muchas veces la tenía que hacer encima mío para poder dormir bien o salíamos a pasear en carro por los alrededores de la casa hasta que se durmiera. Muchas veces dormíamos en la misma cama con mi esposo, pero en nuestro caso amanecíamos más cansados. Admiro a las madres que hacen colecho pero en nuestra familia simplemente no funcionaba.

Después de investigar en internet y conocer sobre las diferentes opiniones y soluciones que existen, encontré la luz al final del túnel. Cambiamos nuestros hábitos, creamos una rutina mucho más consistente y estructurada y en menos de una semana estaba durmiendo prácticamente toda la noche sin despertarse. En pocos días logramos transformar nuestros hábitos y aquellas noches de desvelo quedaron atrás.

Esta transformación tuvo tanto impacto en mi vida personal y familiar que decidí ayudar a otros padres de familia a resolver los problemas de sueño de sus hijos. Seguí investigando y leyendo todos los libros que encontraba y decidí viajar a Estados Unidos para certificarme como Consultora de Sueño Infantil. Así nació “Aprendiendo a Dormir”, y  desde el 2013 he ayudado a muchas familias a tener mejores hábitos de sueño y descanso para poder llevar una vida más sana y feliz.

Casi cinco años después del nacimiento de mi primera hija, nacieron mis otros dos amores. Mis gemelas, han venido a transformar mi mundo y a demostrarme que el corazón de madre puede abarcar mucho más de lo imaginable. Desde que nacieron, nos hemos enfocado en que tengan los mejores hábitos y que duerman bien. Aunque fueron prematuras, pude dar de mamar en tándem y complementar con fórmula haciendo una rutina tranquila y estable. Logré crear asociaciones positivas de sueño desde un principio y un horario adecuado respetando sus tiempos de sueño, alimentación y actividad que nos ha dado mucha seguridad como familia y nos hace más felices a los cinco. Hemos podido hacer muchas actividades, salir de viaje como familia y como pareja, disfrutando cada día. Tener una rutina no implica ser monótonos o aburridos, es crear actividades adecuadas a la edad de nuestros hijos y darles un sentimiento de seguridad y empezar a crear auto disciplina en ellos.

Aprendiendo a Dormir” me ha enseñado que la maternidad no es un camino fácil, que muchas veces necesitamos una amiga o una compañera de viaje que comparta nuestros momentos. Que a veces, está bien pedir ayuda porque sentimos que no sabemos qué es lo que hacemos y que debemos aprender a cuidarnos para ser las mejores madres para nuestros hijos.

© Copyright - Aprendiendo a Dormir